Menu
Envíame un WhatsApp +316 888 00 666
2.1m
¿Preguntas? Envía un e-mail a eric@nuevayork.com
La historia de Nueva York

La historia de Nueva York

Historia de Nueva York

Nueva York perteneció inicialmente a los holandeses. En 1614 un barco holandés de la West India Company llegó a la isla de Manhattan en Nueva York. La tripulación quería proteger el comercio de pieles de la compañía en Hudson Valley. En 1925 le pusieron el nombre de “New Amsterdam”, y en 1928 Peter Minuit compró Manhattan a los indígenas a cambio de baratijas por valor de 60 florines. En 1664 New Amsterdam cayó en manos de los ingleses, que la llamaron Nueva York en honor al Duque de York. En 1673 Holanda volvió a hacerse con ella pero poco después de cambiarle el nombre a “New Orange” fue transferida definitivamente a los ingleses con la firma del Tratado de Westminster en 1674.

Prehistoria indígena y Nueva Holanda: 1613-1664

Los indígenas pertenecientes a la tribu Lenni-Lennape, hablantes de algonquino, eran los habitantes originarios de la isla de Manhattan. En 1524 conocieron al italiano Giovanni da Verrazzano, que fue el primer explorador europeo que descubrió el actual New York Harbor (el puerto de Nueva York) en canoa. Giovanni da Verrazzano llamó al lugar “Nouveau Angoulême” (Nueva Angulema) en honor al rey francés Francisco I, ya que había navegado a su servicio. A pesar de que Verrazzano exploró New York Harbor, se cree que no llegó más lejos del puente que actualmente lleva su nombre y navegó de vuelta hacia el Atlántico. El área fue explorada en su totalidad por Henry Hudson, un empleado inglés de la Dutch East India Company. Hudson descubrió Manhattan el 11 de septiembre de 1609 y navegó por el río que ahora lleva su nombre (el Hudson) hasta llegar al lugar en el que actualmente se encuentra la capital del estado de Nueva York, Albany.

En 1614 un barco holandés de la West India Company llegó a la isla de Manhattan de Nueva York. La tripulación quería proteger el comercio de pieles de la compañía en el Hudson Valley. Fue llamada New Amsterdam en 1625. En 1628 Peter Minuit compró Manhattan a los indígenas a cambio de baratijas por valor de 60 florines. En 1653 se construyó un muro como protección contra los indios, y la calle adyacente recibió el nombre de “Walstraat” (Wall Street).

Los británicos y la Revolución Americana: 1665-1783

Este periodo comenzó con la conquista británica de las holandesas New Amsterdam y New Netherlands en 1664. En 1673 los holandeses recuperaron su posesión, siendo su último gobernador Peter Stuyvesant. Poco después de cambiarle el nombre a New Orange, fue transferida definitivamente a los británicos con la firma del tratado de Westminster en 1674, a cambio de la actual Surinam. En 1720 se construyó el primer astillero, y la construcción de barcos se convirtió en una importante fuente de ingresos.

Cuando la ciudad (renombrada Nueva York) y las áreas circundantes se desarrollaron, comenzaron a crecer entre algunos fuertes deseos de independencia, a pesar de que la zona estaba fuertemente controlada por legalistas. El área actual de Nueva York fue el escenario de la New York Campaign (1776), una serie de batallas que dieron comienzo a la Guerra de la Independencia. Después del éxito de esta campaña, la ciudad se convirtió en el centro británico de operaciones políticas y militares en Norte América. Nathan Hale, un soldado de la Armada Continental, fue ahorcado en Manhattan después de la Batalla de Long Island. Los británicos convirtieron a la mayoría de los americanos en prisioneros de guerra, en navíos que funcionaban como cárceles en Wall About Bay, Brooklyn. Muchos americanos perdieron la vida a bordo de estos barcos-prisión, más de los que murieron en el campo de batalla. Nueva York fue sospechosamente incendiada dos veces durante la ocupación británica que tuvo lugar después de la Batalla de Brooklyn, al comienzo de la Guerra Americana de la Independencia. La ocupación duró hasta el 25 de noviembre de 1783. George Washington volvió a la ciudad el 25 de noviembre, cuando las últimas tropas británicas abandonaban Estados Unidos. Durante un siglo, este día fue celebrado con orgullo como “Evacuation Day” (El día de la evacuación). El Congreso Continental se reunió en la ciudad de Nueva York, bajo las Leyes de Confederación.

Independencia y llegada de los irlandeses: 1784-1854

La ciudad de Nueva York fue designada primera capital de los recién formados Estados Unidos, el 13 de septiembre de 1788 en la Convención Constitucional de los Estados Unidos. El 30 de abril de 1789 el primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, inauguró el Federal Hall en Wall Street. Nueva York permaneció como capital de la joven república hasta 1790, cuando este honor recayó en Filadelfia.

Nueva York creció como centro económico, primero como resultado de las políticas y acciones de Alexander Hamilton, el primer Secretario del Tesoro, y después gracias a la apertura del Erie Canal en 1825. Después de la Guerra de la Independencia Americana se instalaron en la ciudad miles de personas, en su mayoría Yankees de Nueva Inglaterra, tantos que en 1820 la población de la ciudad superaba con creces los números de antes de la guerra. Los residentes eran en su mayoría de clase media, con una creciente clase alta, y de descendencia 95% americana. Nueva York se desarrolló económicamente como centro de actividad artesanal y artística, al mismo tiempo que la banca y el sector comercial se hicieron dominantes en los Estados Unidos. Durante el período de 1800-1840 la ciudad creció en bienestar y en poder, y su sociedad pronto dejó de estar compuesta fundamentalmente por ciudadanos autóctonos.

Nueva York tenía una población protestante de clase media americana estable consistente en agentes de bolsa, miembros de cofradías, banqueros, artesanos, transportistas, marineros y otros empleados bien pagados que trabajaban además como voluntarios en las primeras organizaciones civiles republicanas, como bomberos o militares. De repente, en 1840, la sociedad fue invadida por miles de cristianos irlandeses, la mayoría analfabetos, que escapaban de la crisis agrícola de su país (La Gran Hambruna Irlandesa). El cambio social sacudió las bases de la ciudad Nueva York. Como las estructuras burocráticas civiles de hoy en día no existían, la ciudad se colapsó, ya que se basaba en el trabajo voluntario de personas con una manera similar de pensar. Ahora, los vecinos se organizaban para proteger sus barrios de los americano-irlandeses, que formaron bandas para protegerse a sí mismos. El índice de criminalidad aumentó cuando voluntarios de los diferentes grupos étnicos lucharon por el control municipal de los residuos, los servicios de incendios, sanidad y policía.

La organización política Tammany Hall empezó a tener influencia con el apoyo de los inmigrantes irlandeses, lo que dio lugar en 1954 a la elección del primer alcalde de Tammany, Fernando Wood.

Tammany y consolidación: 1855-1897

Este período comienza con la toma de posesión de Fernando Wood como primer alcalde de la ciudad perteneciente a Tammany Hall, que gobernó la ciudad desde 1855 hasta 1857. Tammany Hall era una red política del partido demócrata local dominada por la iglesia católica irlandesa. Durante la primera mitad del siglo XIX la ciudad sufrió una gran transformación debido a la inmigración irlandesa. Gracias a un plan urbanístico visionario, “The Commissioners Plan of 1811”, que proponía la construcción de calles en forma de cuadrícula por toda la isla de Manhattan y la apertura del Erie Canal (que conecta el puerto Atlántico con los grandes mercados agrícolas del centro de Estados Unidos y Canadá), la ciudad de Nueva York superó a Filadelfia y se convirtió en la ciudad más grande de Estados Unidos en 1835. Los miembros de la antigua aristocracia de mercaderes, atendiendo a las crecientes peticiones de un espacio abierto en la ciudad, se reunieron para luchar por Central Park. En 1857 se organizó una competición de diseño y Central Park se convirtió en el primer gran parque abierto de una ciudad americana.

Durante la Guerra Civil Americana (1861-1865), los fuertes lazos comerciales con el Sur (que tenía una creciente población inmigrante y descontenta con el alistamiento) llevaron a una división de simpatías entre la Unión y la Confederación del Sur, lo que dio lugar a los disturbios de 1863 (Draft Riots), uno de los mayores levantamientos civiles de la historia de los EE.UU.

Después de la Guerra Civil, el número de inmigrantes europeos creció rápidamente. Nueva York era la primera parada de millones de personas en busca de una vida mejor en los Estados Unidos. La Estatua de la Libertad fue erigida en 1886 en honor a esos inmigrantes y a la democracia. Los inmigrantes europeos y asiáticos solían vivir agrupados según su etnia, lo que dio lugar al nacimiento de barrios como Chinatown, Little Italy y Little Germany. Los nuevos inmigrantes trajeron además de agitación social organizaciones criminales de sus antiguos lugares de origen que rápidamente se infiltraron en la ya corrupta maquinaria política de Tammany Hall. Además, la industria americana estaba explotando a los inmigrantes con sueldos cada vez más bajos y condiciones de vida pésimas. Una agrupación de casas alquiladas ocupadas por trabajadores extranjeros de diferentes nacionalidades se convirtió pronto centro de revolución, sindicalismo, extorsión y sindicatos. En respuesta, las clases altas contrataron a redes criminales y aplicaron excesivos controles y una estricta represión política para debilitar a los grupos que se negaban a obedecerles. Algunas organizaciones, como la unión anticapitalista Industrial Workers of the World (IWW), la Asociación Protestante Americana y reformistas de todos los colores fueron violentamente reprimidos, y los criminales independientes simplemente desaparecieron.

Los inicios del siglo XX: 1898-1945

Este período empieza con la fusión de los cinco distritos en 1898. Manhattan y el Bronx eran un mismo condado pero dos distritos diferentes que se fusionaron con otros tres, Queens, Brooklyn y Staten Island, que fueron separados de las ciudades adyacentes para formar un nuevo gobierno municipal llamado originariamente “Greater New York”. El distrito de Brooklyn se convirtió en la ciudad independiente de Brooklyn, junto con varios municipios del este del Condado de Kings, que se había fusionado con Manhattan. Esta área se conectó con Manhattan gracias a la construcción del Puente de Brooklyn. El distrito de Queens estaba formado por el Condado del este de Queens (y algunas partes del condado de Nassau, fundado en 1899) y el distrito de Staten Island estaba formado por todo el Condado de Richmond. Todos los gobiernos (municipios, ciudades y condados) en esos distritos fueron abolidos. En 1914 la Ley del Estado de Nueva York hizo del Bronx un condado, haciéndolo así coincidir con los cinco distritos.

Historia de Nueva York - placaEl 15 de junio de 1904 más de 1000 personas, en su mayoría mujeres y niños del barrio de Little Germany, fallecieron en el navío General Slocum en el East River, que se incendió y ardió por completo en North Brother Island. Al año siguiente, Little Germany fue abandonada. El 25 de marzo de 1911, el fuego se cobró 146 vidas en la Triangle Shirtwais Factory, en Greenwich Village. Ambos desastres llevaron a importantes mejoras en la seguridad de los barcos y edificios. La ciudad fue unificada con el desarrollo de una nueva infraestructura de transporte, incluyendo el metro en 1904. El aumento de la inmigración europea significó un mayor cambio social. Más tarde, en la década de 1920, la ciudad recibió una corriente de americanos africanos como parte de la gran emigración de los estados del sur. Además, “el renacimiento de Harlem” tuvo lugar como parte del boom económico derivado de la Ley Seca, y la batalla de rascacielos definió el skyline de Nueva York.

Durante la primera mitad del siglo XX la ciudad se convirtió en el centro mundial de la industria, comercio y comunicaciones. Se construyeron la red de metro y las vías de la Gran Estación Central. En 1925, Nueva York se convirtió en la ciudad más poblada del mundo, desbancando a Londres de la primera posición.

La gran espiral de cambios, que aumentaron también el crimen y la pobreza, se rompió con el inicio de la Primera Guerra Mundial, que interrumpió las rutas de comercio. Las leyes de restricción de la inmigración de posguerra y la Gran Depresión, que redujo la demanda de mano de obra, acabaron con el reinado de los barones de la “Época Dorada”.

En el período de entreguerras, la elección del alcalde reformista Fiorello LaGuardia supuso la caída de Tammany Hall después de 80 años de dominio de las políticas urbanísticas. La demografía de la ciudad se estabilizó y la unión de varias asociaciones consiguió nuevas protecciones y prosperidad para la clase trabajadora.  La administración municipal fue sometida a una gran revisión bajo el mandato de LaGuardia. Tanto antes como después de la Segunda Guerra Mundial, el urbanista Robert Moses revalorizó grandes áreas de la ciudad con la construcción de puentes, parques y aparcaderos. Moses fue un gran defensor del urbanismo moderno y convirtió al coche en protagonista.

A pesar de los efectos de la Gran Depresión que sucedió al Crack de la bolsa de 1929, durante los años 30 se construyeron muchos rascacielos, incluidas muchas obras de art déco que todavía forman parte del skyline de la ciudad.

Post-Segunda Guerra Mundial: 1946-1977

Los veteranos de la Segunda Guerra Mundial y los inmigrantes europeos crearon un boom económico de posguerra y favorecieron el desarrollo de grandes áreas al este de Queens. En 1951 las Naciones Unidas trasladaron su sede central a Flushing Meadows Park, en Queens, al este de Manhattan.

Durante los años 60, las ideas del líder urbanista Robert Moses perdieron popularidad en favor de las opiniones de “renovación anti-urbana” de Jane Jacobs. Después de varias protestas civiles, los planes para desarrollar una vía exprés a través de Manhattan fueron rechazados. Como muchas otras grandes ciudades de Estados Unidos, Nueva York sufrió también las consecuencias de las disputas raciales, la migración urbana y la caída industrial de los 60. A finales de junio de 1969, “Las revueltas de Stonewall” tuvieron lugar en Greenwich Village. Varios hombres gay, travestis principalmente, se cansaron de los abusos de la policía de Nueva York y provocaron este levantamiento, que marcó un punto y aparte en la historia del movimiento gay. En julio, el “Frente de Liberación Gay” se formó tanto en Nueva York como en otras ciudades y universidades. Exactamente un año después, el primer “Día del Orgullo Gay” del mundo se celebró entre Greenwich Village y Central Park.

En los 70, Nueva York tenía la reputación de una gran ciudad de antaño ahora sumida en el crimen. En 1975, la ciudad solamente pudo evitar la bancarrota con un préstamo federal y el restablecimiento de la deuda por la Municipal Assistance Corporation, liderada por Felix Rohatyn. La ciudad fue sometida a rigurosos controles financieros por una agencia del Estado de Nueva York. En 1977, dos desastres golpearon la ciudad: el asesino en serie David Berkowitz (Son of Sam) aterrorizó a los ciudadanos y el famoso apagón provocó una oleada de saqueos y vandalismo (1616 tiendas dañadas, 1037 fuegos extinguidos, 3776 personas arrestadas). Estos eventos fueron posiblemente la causa de la elección del nuevo alcalde Ed Kock, que prometió devolver la vida a la ciudad.

Época Moderna: 1978-2001

En los 80, Wall Street experimentó un fuerte desarrollo y la ciudad recuperó su posición central en la industria financiera mundial. Los teatros de la zona de Broadway (que se convirtió un barrio rojo en los 60 y 70) revivieron gracias a la creciente llegada de turistas. Los 90 se caracterizan por una reducción drástica del crimen (especialmente durante el mandato del alcalde Rudy Giuliani), y la vuelta de la gente a la ciudad.  Ahora, Nueva York no es sólo el destino de inmigrantes de todo el mundo sino también de muchos americanos seducidos por la vida cosmopolita. A finales de los 90 la ciudad disfrutó del éxito desproporcionado de la industria financiera gracias al boom de las empresas basadas en internet. Éste es uno de los factores que causó el incremento del valor y coste de los edificios comerciales y residenciales durante esta década.

Post 11-S: 2001-hoy

Nueva York fue golpeada el 11 de septiembre de 2001 por el ataque terrorista que mató a casi 3000 personas en el que dos aviones se estrellaron contra el World Trade Center. El mundo entero pudo ver cómo las Torres Gemelas de 400 metros se derrumbaban y quedaban convertidas en polvo y escombros. El derrumbe acabó con la vida de muchos voluntarios y bomberos que trataban de escapar del fuego por las escaleras. Manhattan se vio afectada económicamente por la repentina pérdida de los empleados del WTC que hacían uso de los cafés y tiendas colindantes. El edificio anteriormente conocido como Freedom Tower (ahora One World Trade Center) se finalizó en 2014 y el mirador One World Observatory abrió en mayo de 2015. Se encuentra situado justo al lado de la Zona Cero.

El 14 de agosto de 2003 la ciudad de Nueva York, junto con otros 8 estados y algunas partes de Canadá, sufrió la mayor crisis energética de la historia de Norte América: el Northeast Blackout de 2003 (el apagón de 2003). Los fallos en los ascensores, la red de metro, los semáforos, el alumbrado público y los sistemas de aire acondicionado (ese día la temperatura era de 33 grados), crearon una enorme confusión que puso en evidencia la gran dependencia y vulnerabilidad energética de esas ciudades.

Comments are closed.

Eric's New York Descárgatela gratis en la App Store
App store Google play
Si sigues navegando en esta página, consideramos que aceptas el uso de cookies y la Política de Privacidad. Lee más aquí.

desde
hasta
Buscar tickets